Saltar al contenido
Aves tropicales

Tucanete de Huallaga

tucanete de Huallaga

Tucanete de Huallaga o también conocido científicamente como aulacorhynchus huallagae. Te invitamos a conocer varias curiosidades sobre el Tucanete de Huallaga, que no son tan comunes. ¿Quieres saber cuáles son? ¡Adelante!

Esta menos extendida que otras especies

Puede que sea una de las especies de tucán menos conocidas. Son autóctonos de Perú, aunque también se pueden divisar en la zona nororiental de los Andes. Normalmente, habita en lugares poco accesibles para el ser humano, por lo que, no se ha podido obtener demasiada información acerca ellos.

Resulta que el singular aulacorhynchus huallagae, prefiere vivir en las selvas húmedas, donde la lluvia es bastante habitual. Son muy tímidos y no se dejan ver fácilmente, además, reconocerlos entre la maleza resulta muy complicado.

Por desgracia, no es una especie muy extendida y cada vez hay una mayor pérdida de su hábitat. Por esta razón, se la clasifica como especie en peligro de extinción, ya que su número ha disminuido considerablemente. Sin embargo, actualmente hay muchas personas trabajando en su protección y recuperación, adoptándola como ave mascota para fines reproductivos.

¿Cuál es su aspecto?

En primer lugar, exhiben un plumaje de color verde, el cual hace destacar el tono rojo que presenta en el obispillo. No obstante, se caracterizan por el amarillo intenso que muestran en la zona perianal y cerca de la cola.

Por otro lado, tienen una franja de color azul claro, que llega a bordear la parte ínfima del pecho. En cambio, su pico es de un matiz gris azulado, mientras que en la unión con la cabeza poseen una línea blanca. De la misma forma, el mentón adquiere un tono blanco muy elegante.

tucanete de Huallaga

Su cola no es demasiado larga, pero en la punta resaltan unas preciosas plumas de color castaño rojizo. Resulta que algunos de ellos, también pueden presentar una tonalidad azulada alrededor de los ojos.

La mayoría de sus características, tienen una combinación de color amarillo y castaño. Estas tonalidades se pueden encontrar en la mayor parte del plumaje, puesto que las plumas parecen recubiertas por un baño de estos matices. Por este motivo, muchos lo llegan a denominar tucán-amarillo-marrón.

Puede que no haya muchas diferencias entre el macho y la hembra. Sin embargo, sí que se pueden llegar a diferenciar, ya que la hembra dispone de un pico más corto y es algo más pequeña.

En comparación con otros miembros de la misma familia, estos se consideran de un tamaño bastante grande. De hecho, mide de 37 a 45 cm de longitud, y su peso puede superar fácilmente los 275 gramos.

¿Y tan mal esta su situación?

Afortunadamente, no se encuentran en una situación tan grave, debido a que es un ave poco conocida. Tampoco se ven demasiado afectados por la caza furtiva como otras especies de tucanes. No obstante, el crecimiento de las ciudades cercanas a su entorno y la deforestación, están ocasionando una pérdida de su hábitat, por lo que se ha convertido en la amenaza principal que sufre.

Por este motivo, los criadores especializados y algunas organizaciones, se esfuerzan e involucran tanto en la recuperación de la especie. El trabajo que elaboran es esencial para aumentar su población y mantenerlos protegidos. Lo cierto es, que tenerlo como mascota requiere de permisos y una acreditación de criador de aves exóticas. De lo contrario, será considerado un delito grave, relacionado con el tráfico de especies.

tucanete de Huallaga

Sin duda, les encanta alimentarse de frutos, aunque de vez en cuando comen insectos y algunos reptiles. También se alimentan de pequeñas aves, pero solo lo hacen cuando no disponen de suficiente comida.

Respecto a su carácter, no se distingue demasiado del resto de tucanes. Tienen un comportamiento tranquilo, y habitualmente viven con su pareja o en bandadas muy reducidas. Por lo general, en la etapa del apareamiento son más territoriales, por lo que, si sintieran una amenaza no dudaran en ponerse agresivos.

La fertilidad de esta especie no es muy estable en la reproducción. En cada puesta, la hembra pone aproximadamente de tres a cinco huevos, pero hay muchas probabilidades de que algunos no sean fecundados. Una vez eclosionados, no todos los polluelos logran sobrevivir ante el escaso recurso de alimento en su hábitat.