Saltar al contenido
Aves tropicales

Rabadilla roja

rabadilla roja

Rabadilla roja, periquito rabadilla roja, perico dorsirrojo, espalda roja o Psephotus haematonotus. Si somos unos amantes de los periquitos, la rabadilla roja seguro que acaba sorprendiéndonos. Tienen un colorido muy exótico, además, de un tamaño bastante considerable.

Un ave muy singular

La rabadilla roja es autóctona de Australia, aunque, se sitúan en las zonas del sur, como Murray-Darling, Nueva Gales del Sur, Victoria y Queensland. Sin embargo, no son los únicos lugares donde pueden verse. Existen colonias que habitan al borde de estos territorios e incluso mucho más al sur.

Ha estas peculiares aves, no les agrada demasiado estar en áreas muy arboleadas. Prefieren habitar cerca de los ríos, donde la vegetación no es tan densa. Normalmente viven a una altitud de unos 700 y 1000 m sobre el nivel del mar. De la misma forma, se han avistado en distintas ciudades y cerca de los cultivos agrícolas.

rabadilla roja

Se mueven en grupos reducidos de 7 a 12 ejemplares. No obstante, en la época de cría, llegan a formar bandadas de hasta 150 ejemplares. En este periodo, salen a recolectar alimentos de los árboles frutales y de las semillas caídas al suelo. También se dirigen a los cultivos más cercanos, donde recogen la mayor parte de la comida.

La primera vez que se describió a esta especie fue en el año 1838. Debido a la poca información que fue recogida en aquellos tiempos, fueron confundidos con otros tipos de periquitos. Tras algunos estudios, se descubrió que provienen directamente de 3 géneros conocidos, como Psephotus, Platycercus y Barnardius.

¿Cómo es la rabadilla roja?

Estas hermosas aves presentan un dimorfismo sexual bastante aparente. Los machos muestran un plumaje azul turqués sobre la parte superior del cuerpo y alas. Por otra parte, la cabeza adquiere un característico tono verde azulado, que se extiende hasta él pecho. Todas las plumas del vientre e inferiores, son amarillas, excepto bajo la cola que tienden a blanquearse.

La rabadilla del macho es totalmente roja y de ahí viene su famoso nombre Rabadilla roja. Por último, el color del pico, tiende a ser más oscuro que el de la hembra.

rabadilla roja

Por el contrario, las hembras son de un matiz verde gris claro. Mientras que, en ciertas zonas, puede observase un plumaje amarillento, normalmente en las inferiores. El vientre de la hembra es gris oscuro, con algunas partes blancas. Si nos fijamos en el obispillo, notaremos unos pequeños puntos rojos, aunque, no todas las hembras los presentan.

En cuanto al peso, ellas suelen estar entre los 57 y 60 gramos, mientras que el macho es más robusto, llegando hasta los 71 gramos. Son unos periquitos más grandes de lo común, ya que, alcanzan de 27 a 30 cm.

Por lo general son aves veloces, su figura aerodinámica les permite alcanzar altas velocidades, sin demasiado esfuerzo. Sin duda, la rabadilla roja es diferente a los demás periquitos, su elegante plumaje y gran longitud, los hacen únicos.

¿Cómo hay que cuidarlos en cautividad?

Si llevamos tiempo buscando un periquito y no sabemos qué tipo escoger. La rabadilla roja seguro que cumplirá todas nuestras expectativas. Debido al gran tamaño de estos periquitos, en cautividad requerirán de una jaula grande. Sobre todo, se recomienda que sean anchas, así podrán moverse con completa libertad e incluso hacer algún pequeño vuelo.

La rabadilla roja es muy activa y juguetona, por lo que, necesitaran de nuestra atención a diario. No es fácil ganarse su confianza, tendremos que ser pacientes y dedicarles unas cuantas horas al día. El comienzo suele ser complicado, además, no se sentirán seguros, hasta que no hayan pasado una semana.

rabadilla roja

Cuando ya se hayan habituado al nuevo entorno, podremos empezar abriendo la jaula en un lugar seguro. Ellos saldrán por si solos, si no fuera así, no hay que alarmarse, ya que necesitan asegurarse de que no corren peligro. Lo mejor sería poner comida en el exterior, así se sentirán más curiosos e irán perdiendo el miedo.

Unas proporciones como las de esta ave, requieren de una alimentación idónea, para mantenerse en plena forma. A diferencia de las otras especies, el periquito rabadilla roja, prefiere alimentarse de frutas y vegetales. En su hábitat natural, también ingieren distintos tipos de semillas, flores e insectos pequeños.

En la época de reproducción no se aconseja mezclarlos con otras aves, debido a que se vuelven algo más territoriales y podría haber algún conflicto. Quizás, necesitemos algo de experiencia antes de dar este paso. Aunque, si ya estamos experimentados en la cría, no debería resultar complicado.