Saltar al contenido
Aves tropicales

Periquito de Edwards

periquito edwards

Periquito de Edwards, periquito turquesa o Neophema pulchella. La primera vez que veamos a un periquito de Edwards, nos quedaremos sorprendidos por su belleza y elegancia. Quizá no hayamos oído hablar de esta especie, debido a que en el pasado se llegaron a considerar casi extintas.

¿Cuál es el origen del periquito de Edwards?

El periquito de Edwards es endémico de Australia. Especialmente viven cerca de los territorios de Victoria y Queensland. Normalmente se sitúan a una altitud de 700 y 1000 m sobre el nivel del mar.

Les agradan estar rodeados por la densa vegetación de los bosques. También es habitual verlos en áreas rocosas, precipicios y en los picos de las montañas, donde se encuentran algunos árboles de eucalipto. No es fácil localizarlos en su hábitat natural, ya que cambian de territorio en cada estación.

periquito edwards

Se mueven en grupos muy reducidos de unos 5 y 10 ejemplares. No obstante, sobre el año 2000 se creyó que era una especie casi extinguida, debido a los pocos periquitos turquesa que se llegaban a avistar. Hoy en día, ya se han repoblado ciertos lugares, gracias al esfuerzo y perseverancia de los criadores.

Cuando fueron exportados a Europa, se comenzó inmediatamente a criarlas en cautividad, por lo visto, fue todo un éxito y los más expertos han conseguido resultados más que favorables. Antes de que esto ocurriera, era toda una hazaña conseguir que criaran fuera de su hábitat.

¿Cómo es esta ave?

Estas aves son muy coloridas y hermosas. Principalmente, en su plumaje domina un matiz verde con ciertos tonos azules. Sobre la cabeza se puede apreciar un azul turqués muy característico en ellos. De la misma manera, las alas poseen tonalidades azules muy similares. Aunque, tienden a oscurecer a medida que avanzan hacia las puntas.

Las plumas del abdomen e inferiores son amarillas, al igual que las del periquito esplendido. Sin duda, es una de las partes más atractivas del periquito de Edwards. No es fácil averiguar el sexo de esta especie, si no es con una prueba de ADN. Sin embargo, algunas características pueden darnos alguna pista.

periquito edwards

En primer lugar, los machos suelen tener una línea roja en la parte trasera, además, de un color mucho más intenso. Por otro lado, las hembras poseen zonas menos marcadas como la cabeza y vientre. También son algo menos robustas y con un pico más claro.

Son unos periquitos de gran tamaño, miden aproximadamente unos 19 y 23 cm. En cuanto al peso, suelen rondar sobre los 38 a 40 gramos. Este último dato, variará según la dieta que estemos dándoles.

¿Son comunes como mascota?

No es un ave muy común como mascota, ya que no todas las tiendas de animales disponen de ellos. Si hemos tenido la suerte de adquirir un ejemplar, podremos decir que es nuestro día de suerte. En primer lugar, habrá que asegurarse de tener una jaula con las proporciones adecuadas. No obstante, al tratarse de un ave grande, se recomienda que sean jaulas bastante anchas.

Colocaremos en el interior un pequeño circuito hecho con perchas y algunos troncos. Esta sería una buena forma de imitar a su hábitat natural. Por último, incluiremos unos cuantos juguetes, ya sean redes, columpios o cuerdas.

periquito edwards

Por lo visto, el periquito de Edwards se alimenta principalmente de frutas y verduras. Hay que proporcionarles una dieta equilibrada cada día, para que se mantengan en plena forma. Existen diferentes frutas de las que pueden nutrirse, por ejemplo, fresas, melocotón, manzana, melón, plátano, sandia o la naranja dulce. De la misma manera, añadiremos vegetales como la lechuga tierna, diente de león o el trébol.

En lo que respecta al carácter, son aves tranquilas y no es habitual verlos con comportamientos agresivos. Cuando comience la época de cría, pueden que se vuelvan algo más territoriales. Por lo que, evitaremos juntar demasiadas parejas en la misma jaula.

Los periquitos de Edwards maduran sexualmente con 1 o 2 años de edad. Pueden criar durante todo el año, aunque, prefieren hacerlo en los meses de primavera y verano. La hembra pondrá 1 huevo cada 2 días, hasta llegar a una media de 4 y 6 huevos. Ella se encargará de trasportar los materiales para el nido. En cambio, los machos recogen gran parte del alimento y los mantienen protegidos.