Saltar al contenido
Aves tropicales

Periquito australiano

periquito australiano

Periquito australiano, periquito común, perico australiano, cotorra australiana o Melopsittacus undulatus. Los periquitos australianos son las aves más populares de todo el planeta. Seguramente sea el pájaro más recomendado como ave de compañía.

Aquí, podremos encontrar información e imágenes de los periquitos australianos. Sobre todo, explicaremos sus cuidados básicos para evitar posibles enfermedades.

¿Dónde viven los periquitos australianos?

El periquito común es originario de Australia, aunque, hoy en día se han introducido sin problemas, en algunas zonas de, África, América, Asia y Europa. Esta especie de periquito es la única que pertenece a la familia de los loros Psittaculidae. Habitan en las áreas más húmedas de los bosques y alrededor de ellos. Incluso se han visto en algunas ciudades situadas en el trópico.

periquito australiano

Los primeros datos recogidos sobre el periquito australiano fueron sobre el año 1781. Sin embargo, a mediados del siglo XIX fueron exportados a Inglaterra. Desde ese momento, su popularidad aumento y en tan solo unos años llegaron a conocerse por casi todo el mundo.

El primer nombre que se le puso a estas aves fue periquito común, pero con el tiempo lo denominaron periquito australiano. No obstante, hoy en día los confunden con el periquito inglés, debido a que tuvieron el mismo nombre durante unos meses.

¿Cómo es el periquito australiano?

Existen periquitos australianos con diferentes colores dominantes, concretamente dos, el azul y verde. Sin duda, estos son los matices más llamativos de esta especie, ya que los muestran por todo el vientre, cola y en ciertas partes de las alas.

Por otro lado, el plumaje de la cabeza presenta tonos amarillos o blancos, dependiendo del ejemplar. Una característica muy singular en ellos, son las líneas negras que recubren gran parte de las alas y cabeza. Según vayan creciendo, disminuirá el número de rayas en la frente, indicándonos una edad aproximada del periquito.

periquito australiano

Sobre la garganta se pueden percibir unos pequeños puntos negros, junto a unas franjas moradas. Distinguir el macho de la hembra resulta bastante sencillo, gracias al color de la cera. El macho adquiere una tonalidad azul o violeta, mientras que las hembras presentan tonos marrones claros y rosados.

No son aves demasiado grandes, rondan entre los 16 y 18 cm de longitud. Por lo general, suelen pesar de 35 a 41 gramos. No obstante, siempre dependerá de la dieta que estén tomando a diario.

La alimentación de los periquitos australianos

¿Qué comen los periquitos australianos? Habitualmente se alimenta de distintos tipos de semillas, además, las frutas, flores y vegetales, estos, también entran en su dieta natural. Alimentarlos únicamente con semillas, puede llegar a causarles problemas intestinales. Lo mejor sería añadir raciones variadas cada día, por ejemplo, pera, lechuga tierna y semillas. De esta forma, se mantendrán bien nutridos e incluso tendrán una mayor longevidad.

Otra opción, podría ser el hueso de jibia o sepia, que aportara el calcio necesario a nuestros periquitos ingleses. Igualmente, existen vitaminas que se disuelven en el agua, aunque, hay que usarlas con moderación. Los más jóvenes empezarán comiendo mijo, así irán aprendiendo a pelar las semillas más pequeñas.

Siempre debemos evitar que ingieran chocolate, sal, alimentos con mucha grasa, frutos secos o cualquier vegetal en mal estado. De lo contrario, mostraran síntomas como la diarrea y deshidratación, ocasionando en algunos casos la muerte.

¿Cómo criar al periquito australiano?

En primer lugar, habrá que disponer de una pareja compatible y sexualmente madura. Una vez la tengamos, incluiremos un nido de madera, sin ningún tipo de tratado. Las medidas más utilizadas son de 20 x 20 x 30 cm, así no tendrán problemas de espacio.

Los nidos se pueden añadir en el interior de la jaula, siempre y cuando sea lo suficiente amplia. Por el contrario, podría haber algún conflicto entre ellos y dejaran de cuidar a los polluelos.

periquito australiano

La reproducción del periquito australiano, suele empezar a principios de verano, aunque, podrían hacerlo en cualquier momento del año. En cuanto, se hallan apareado, la hembra pondrá su primer huevo en 1 o 2 semanas. Normalmente ponen de 4 a 6 huevos, sin embargo, algunos criadores han alcanzado la cifra de 10 huevos.

Después de a verlos incubado durante unos 27 días. Los polluelos comenzaran a romper el cascaron muy poco a poco. En este periodo necesitan estar en lugares cálidos, tranquilos y sobre todo limpios.

Si tenemos algo de experiencia, nos resultara bastante sencillo, ya que no es un ave que requiera de un cuidado muy exigente en la reproducción.

¿Qué hay que saber al tenerlo como mascota?

Seguramente ya hayamos visto a estos preciosos periquitos, en el hogar de un familiar. Se trata de los periquitos más comunes y populares de todo el mundo. Estos pájaros son bastante activos, les gusta pasar el día jugando y ejercitándose. Nosotros recomendamos añadir algunos juguetes como perchas móviles o cuerdas. Es la mejor manera de mantenerlos entretenidos, además, les encanta.

Son capaces de resolver pequeños rompecabezas y realizar varios trucos. Entrenarlos, no será una tarea sencilla, ante todo deberemos ser pacientes, sin agobiar nunca al animal. Dándoles comida como premio cada vez que terminen un truco, despertará el esteres y entusiasmo del periquito.

La higiene en estas aves debe de ser diaria, si no se pudieran limpiar el plumaje, contraerán parásitos o en los peores casos enfermar por alguna infección. Hay que cambiar el agua diariamente y asegurarnos que los recipientes estén limpios.

Toda ave requiere de una jaula espaciosa donde pueda residir sin problemas. Si estamos pensando adquirir una para nuestra mascota, aconsejamos que los barrotes sean horizontales. De esta manera, pondrán escalar sin demasiadas dificultades, además, debe de tener al menos 4 recipientes para la comida y el agua.

En conclusión, elegir a un periquito australiano como mascota, sería una elección muy acertada. Sobre todo, si estamos buscando aves de compañía, fáciles de cuidar, adiestrar y con una inteligencia que nos llegara a sorprender.