Saltar al contenido
Aves tropicales

Guacamayo azulamarillo

guacamayo azulamarillo

Guacamayo azulamarillo, papagayo amarillo, paraba azul amarillo o Ara ararauna. Unas aves tropicales, majestuosas y especiales. Su plumaje de colores caribeños, les han hecho increíblemente populares. Existen diferentes especies de guacamayos y el guacamayo azulamarillo es uno de los más deseados.

¿Dónde se encuentra el guacamayo azulamarillo?

Los orígenes del guacamayo azulamarillo son de casi toda Sudamérica. Se pueden ver en ciertas zonas de Bolivia, Paraguay, Panamá, Brasil, Argentina, Ecuador y Colombia. Esta hermosa especie vive a unos 1000 y 1500 m sobre el nivel del mar. Habitan en plenas selvas amazónicas, donde el clima es más húmedo.

También se sitúan en terrenos pantanosos, sabanas o cerca de los palmerales más altos. Incluso, se les ha podido divisar en algunas ciudades cercanas a su hábitat natural. En realidad, son aves muy resistentes, ya que se adaptan perfectamente a otros entornos.

guacamayo azulamarillo

Llegan a formar grupos de unos 25 y 32 ejemplares. Dirigiéndose en bandada hacia los bordes de los ríos, para poder refrescarse e hidratarse.

Siempre se les ha conocido como los guacamayos del caribe, aunque su número se ha reducido drásticamente en aquellas áreas. Hoy en día, se consideran en peligro de extinción, no obstante, sigue siendo un ave muy extendida en América del Sur. Por desgracia, en Paraguay es difícil divisarlos, por lo que se les considera casi extintos.

Existen varios datos del primer viaje de Cristóbal Colón a España. Donde ya se describían como aves de compañía. En aquel tiempo las denominaban “aves mascotas” Se empezaron a criar en cautividad en el año 1935, donde se consiguieron recoger grandes datos, sobre el comportamiento del guacamayo azulamarillo.

¿Cómo es un guacamayo azulamarillo?

El guacamayo azulamarillo es una especie realmente bella. Son inconfundibles, debido a sus colores tropicales. Principalmente, poseen un plumaje azul intenso que recubre gran parte de la cabeza, alas y cola. En cambio, presentan un color amarillo radiante, desde el pecho hasta el interior de la cola. Sin duda, estas son las características más llamativas del guacamayo azulamarillo.

Alrededor de los ojos muestran un tono blanco sin plumas, además de unas pequeñas líneas negras. De la misma forma, el mentón adquiere un tono oscuro y acaba uniéndose con las líneas de su rostro. Por lo visto, en la época de reproducción, la cara va adquiriendo una tonalidad rosa.

guacamayo azulamarillo

Otra singularidad en su aspecto, podemos observarla en la frente, donde destaca un hermoso colorido verde amarillento. Al igual que la mayoría de los guacamayos, tienen un pico completamente negro. Gracias a la gran fuerza que disponen en él, pueden partir semillas más grandes de lo común.

Diferenciar el sexo de esta especie, resulta bastante complicado. Por lo general, las hembras suelen ser menos pesadas y de un menor tamaño. Sin embargo, también puede verse en ambos sexos por igual, por lo que, no es algo que pueda asegurarnos el sexo de nuestro guacamayo azulamarillo. La mejor forma de averiguarlo, seria haciéndoles una prueba de ADN.

Estos loros son de un gran tamaño, alcanzan una longitud de 76 a 87 cm. No obstante, algunos ejemplares pueden llegar hasta los 90 cm. En cuanto a el peso, suele variar según el ejemplar, aunque, normalmente pesan 900 gr y 1,5 kg.

¿Se recomienda tener como mascota?

Son las aves domésticas más comunes dentro de la familia de los guacamayos. En primer lugar, necesitaran una jaula amplia, además, habrá que situarlos en un lugar cálido. De todas maneras, podrán dormir sobre una percha, si lo acostumbramos desde pequeños. También requerirán de algunos juguetes para poder distraerse y ejercitarse.

La esperanza de vida de estas aves, es bastante elevada. En realidad, son menos longevas que muchas otras especies del mismo género, ya que logran vivir unos 30 y 50 años. En cautividad, podrían superar esta cifra, llegando casi a los 60 años de vida. Hay que tener esto muy en cuenta, antes de dar el paso de tenerlos como mascota, ya que nos acompañaran durante casi una vida.

Requieren de una atención diaria, asimismo hay que interactuar con ellos, hasta formar un vínculo. De lo contrario, estarán menos activos e incluso tristes. En algunas ocasiones, intentan llamar la atención arrancándose sus propias plumas.

El guacamayo azulamarillo es muy inteligente. Son capaces de resolver los rompecabezas más complicados e incluso imitan cualquier tipo de sonido. Sobre todo, aprenden hablar rápidamente, con tan solo unas semanas practicando, ya los podremos escuchar hablando perfectamente.

No hay que olvidarse, de darles una buena alimentación. Por ejemplo, cada día hay que proporcionarles algunas frutas y verduras. Igualmente, podemos darles pienso para guacamayos, que contienen todos los nutrientes necesarios. Los alimentos grasos como los frutos secos, no son muy beneficiosos para su salud, si se dan en abundancia.

Respecto a sus cuidados como la higiene, tendrán que ser diarios, así evitaremos posibles infecciones y parásitos. Lo más habitual es pulverizar agua sobre ellos, aunque, también podemos situarlos bajo la ducha. Cuando se están bañando les encanta relajarse, por lo que, podrían estar varios minutos disfrutando de su baño.

¿Qué debes saber sobre la reproducción del guacamayo azulamarillo?

Si disponemos de una pareja, tarde o temprano tendrán una cría. La época de reproducción, puede empezar en cualquier momento del año, sin embargo, prefieren hacerlo sobre enero, julio y agosto. Son guacamayos monógamos y se emparejan desde muy jóvenes, aunque alcanzan la madurez sexual a los 3 y 4 años de vida. Raramente, terminan con otra pareja, claro que en cautividad podría llegar a ocurrir.

Después del apareamiento, comenzaran a preparar el interior nido con diferentes materiales. El nido más adecuado para ellos, sería de unos 70 x 70 x 100 cm o incluso más. Estas son las medidas más utilizadas para la crianza del guacamayo azulamarillo.

guacamayo azulamarillo

La hembra normalmente pone de 2 a 4 huevos y los incubara durante unos 27 días. Finalmente, los pichones saldrán poco a poco del cascaron. En este proceso, el macho se encargará de alimentarlos, mientras que ella los protegerá del frio. Una vez hayan pasado cerca de 3 o 4 meses, los polluelos estarán preparados para salir al exterior.

Durante el periodo de la reproducción, se muestran más territoriales de lo habitual. Recomendamos que no estén cerca de otras especies, durante la crianza. De no ser así, podrían expulsarlas agresivamente de sus propios nidos.