Saltar al contenido
Aves tropicales

Cacatúas

Cacatúas

Hay muchísimos tipos de aves en todo el mundo que la gente desea tener como mascota. Una de ellas son las cacatúas las cuales son muy comunes en algunos países como Australia. En realidad, es un animal muy especial y digno de admirar, por eso es uno de los más recomendados para convivir en un ser humano.

Tipos de cacatúas

¿Qué es realmente una cacatúa?

Desde un comienzo, se creía que pertenecían a una subfamilia del género Psittacidae. De hecho, se consideró una subespecie de la familia de los loros, y termino siendo bautizada como Cacatuinae.

Cacatúas

Esta hipótesis surgió aproximadamente en el año 1840, cuando un naturalista inglés denominado George Robert Gray, las introdujo en ese orden. Sin embargo, muchos expertos tenían una opinión diferente, la cual detono una investigación aún más profunda sobre ellas. Finalmente, en 1964 se concluyó, que las cacatúas se separaron de los loros hace varios siglos.

En las cacatuinae se encuentran diversas especies, no obstante, la relación entre ellas y su información no aclara cuales son los patrones que hay en su relación.

De todas maneras, hoy en día muchos los siguen considerando como ejemplares de la familia de los loros. Este ha sido el principal motivo, por el que se ha convertido en un pájaro muy querido y recomendado por los amantes de estos maravillosos y fascinantes animales.

Una cacatúa, ¿tiene una vida muy larga?

En el interior del grupo de las cacatúas, se pueden encontrar múltiples aves con una larga longevidad. Sin embargo, la cacatúa ninfa posee la mayor esperanza de vida entre todas ellas, ya que es capaz de vivir hasta los 26 años si es cuidada correctamente. Igualmente, existen casos donde se han encontrado cacatúas ninfas de unos 30 y 40 años de vida.

Por otro lado, los demás tipos de cacatúas, suelen llegar a los 20 años de vida en cautividad, por lo que, no son aves tan longevas como la cacatúa ninfa.

Un dato curioso sobre la esperanza de vida de estas aves, es que se ha podido demostrar que en libertad logran vivir aproximadamente unos 50 años. No obstante, todavía no se conocen los motivos que expliquen este gran cambio en su longevidad.

¿Y cómo es exactamente una cacatúa?

Por lo general, hay varios tipos de cacatúas que lucen un aspecto totalmente disímil al resto de sus familiares. En cambio, otras subespecies sí que se parecen mucho entre sí, debido a que lucen unas características muy frecuentes.

De todas maneras, disponen de algunos rasgos que los hacen diferenciarse del resto de sus parientes lejanos. Por ejemplo, la vesícula biliar es una característica que los distingue. En cambio, no disponen de la textura de Dyck en su pluma como en ciertos loros, la cual suele provocar un plumaje azul y verde.

Por otra parte, a diferencia de un loro, una cacatúa tiene un colorido menos vivo en su plumaje, por lo que, comúnmente suelen presentar en las plumas un color negro, gris o blanco. A pesar de esto, también hay especies que poseen colores mucho más atractivos y llamativos, como puede ser el rosa, amarillo o el rojo.

Cacatúas

Sin duda, la parte que más los caracteriza es el penacho que presentan sobre la cabeza. Este rasgo también muestra cuando están excitadas o cuando aterrizan tras el vuelo, donde alzan sus plumas formando así una cresta.

Otra singularidad en estas aves es que disponen de un pico curvado, además poseen unas patas cortas y unos dedos zigodáctilos muy similares al de los loros. Sobre todo, tienen unas garras muy fuertes, que les permite desplazarse caminando con bastante facilidad. De la misma forma, cuando intentan trepar por las ramas de un árbol, se ayudan con su pico, el cual utilizan en forma de gancho o incluso como tercera pata.

Normalmente, el tamaño de una cacatúa oscila entre los 30 y 60 centímetros, mientras que su peso no suele alcanzar los 300 gramos en las de pequeño tamaño. Por el contrario, las de un gran tamaño son más robustas y habitualmente superan el kilo de peso.

Por norma general, el pico de los machos es un poco más grande y curvado que el de la hembra. Igualmente, una hembra suele tener una tonalidad menos intensa, ya que el macho obtiene unos colores más vivos y radiantes en sus plumas.

¿Cuál suele ser el comportamiento de una cacatúa?

Las cacatúas son muy sociales con las demás aves y entre ellos, además tienen un carácter muy afable. En realidad, es un animal bastante común para tener en casa, lo que ha causado una disminución de especies en su ecosistema. De hecho, varias especies que se alimenta de semillas y granos, han conseguido subsistir al ser un ave típica en cautividad.

Cacatúa ninfa

No se trata de un ave conflictiva con los seres humanos, sino todo lo contrario, es demasiado cariñosa y necesita mucha atención por parte de sus cuidadores. Si consiguiéramos su confianza, se convertirá en nuestra fiel compañera y será capaz de reconocer nuestra voz al instante.

Hay que ir poco a poco para llegar a establecer un fuerte vínculo, de esta forma, se ira interesando cada vez más por nosotros hasta perder completamente el miedo. Todo será cuestión de tiempo y esfuerzo, cuando lo consigamos nos daremos cuenta de que no hay mejor animal de compañía que una cacatúa.

Una cacatúa es un animal diurno, esto quiere decir que se alimenta y hace vida por el día. Todas las mañanas cuando sale el sol y calienta sus nidos, salen a buscar comida para todos los miembros de la familia.

¿Qué tengo que darle de comer a mi cacatúa?

El alimento principal de las cacatúas son las semillas y algunos vegetales. También hay que darles frutas cada día, así equilibraremos su dieta y los mantendremos mejor nutridos. Podemos elegir cualquier tipo de fruta, pero suelen preferir la manzana, naranja, plátano, uvas, albaricoque, fresa, melocotón o la pera. Hay que asegurarse siempre de que no contengan ningún hueso, y si lo tuviera procederemos a retirarlo, ya que podría atragantarse y en los peores casos ahogándose.

De la misma manera, hay que ofrecerles otros tipos de frutas, como las tropicales, ya sean papayas, guayabas, mangos o kiwis. Sin embargo, estas contienen un alto porcentaje en fibra y les ocasionara diarrea si abusan de su consumo, por lo que, se las daremos solo una vez a la semana.

Cacatúa ninfa

La verdura es muy importante en su dieta natural, sobre todo, para que tengan una buena digestión. Sin duda, las más beneficiosas son la lechuga romana, las acelgas, hojas de mostaza e incluso la col china o rizada. Estos vegetales contienen muchos nutrientes, los cuales les beneficiara mucho en su salud.

Otra de las opciones son la calabaza o batata, que son muy ricas en vitamina A, además no hay que olvidarse de añadir algunas que otra zanahoria que posee vitamina C y E. La preparación es muy sencilla solo tenemos que hervirlas y luego picarlas, así las ingerirán sin problema alguno.

De la misma forma, hay que lavar y trocear tanto la fruta como la verdura. Una vez estén lavadas, podemos mezclarlo todo, o ir variando hasta dar con su plato preferido. Si algún día no dispusiéramos de fruta, los arándanos y ciruelas serian otra alternativa muy nutritiva.

También hay alimentos que evitaremos en todo momento, como el chocolate, cafeína, alcohol, la col, patatas, leche, nata, el ruibarbo o la berenjena. Todos ellos son mortales para la cacatúa, por eso nunca deberemos ofrecerle ninguno de estos alimentos.

¿Qué hago para que mi cacatúa confié en mí?

Si no tenemos una relación muy estrecha con ellos, es normal que sientan miedo con nuestra presencia, o cuando nos acerquemos a la jaula. En estas situaciones siempre tendremos que darle su espacio y dejarlas tranquilas, así podrán relajarse e ir acostumbrándose.

Cacatúas

Recomendamos pasar diariamente junto a ellos y decir su nombre o intentar comunicarnos con ellas, al menos una vez al día. En el momento menos esperado, requerirán de nuestra atención y tendrán una mayor curiosidad por nosotros.

Lo mejor sería captar su atención de alguna forma positiva, como con comida, música o interactuando directamente con ella. También podemos probar alimentándola con nuestras manos, pero si llegara a picarnos no hay que asustarse, ya que sentirá que estamos nerviosos y somos una amenaza. Cuando esto ocurra solo hay que retirar la mano lentamente sin provocarle ningún miedo.

No hay que subestimar su fuerza, ni temerla, de lo contrario, lo percibirá y será más complicado conseguir realizar un vínculo estrecho con ella. Si quisiéramos dar un paso más, podríamos empezar por ir metiendo la mano dentro de la jaula. Al hacerlo puede asustarse, así que mantén la calma e intenta que confié en ti. Una buena opción sería con alguna chuchería que le agrade, e ir intentando que vaya comiéndola de nuestra propia mano.

Quiero conseguir que mi cacatúa se pose en mi dedo o brazo, ¿cómo lo hago?

Hay muchos trucos que pueden aprender, pero entre todos ellos, el más común y sencillo es el que se suba en el dedo. Solo hay que ganarse su confianza, pero para esto tendremos que ser pacientes y persistentes, aunque nunca hay que agobiar al ave.

Puede que al realizar estas acciones se sienta un poco incómoda si la forzamos demasiado. De hecho, se pondrá un poco agresiva y si se siente amenazada no dudará en hacer un ataque.

Después de que nos hayamos ganado un poco su confianza y tengamos una amistad con ella, será el momento idóneo para intentar realizar algún truco:

  • Lo primero de todo es intentar que se deje tocar, así que abriremos la jaula y esperaremos a que salga. Si le costara salir de la jaula, intentaremos acercarnos poco a poco y sin ningún miedo, e introduciremos la mano con algún alimento para que sienta más curiosidad.
  • En realidad, el proceso es repetitivo y puede llevarnos un largo tiempo para que confié plenamente en nosotros. Cada cacatúa actuará de una manera diferente, por lo que, dependerá mucho de lo receptiva que sea con nosotros. Lo mejor es dedicarle unos 15 minutos cada día. De esta forma, iremos estableciendo una mayor relación con la cacatúa.
  • Cuando hayan pasado unas semanas repitiendo estos ejercicios, seguro que con nuestra presencia se siente mucho más alegre y cariñosa. Este será el mejor momento para ir interactuando con ella más tiempo e intentar un acercamiento.
  • Una vez consigamos que se pose en el dedo y no tema a tu mano, podemos enseñarles otros trucos sencillos, como que, de la vuelta sobre el mismo. Solo tenemos que realizar la acción con el dedo repetidas veces y ofrecerle siempre una chuche al final del proceso. Seguramente intente equilibrase con el pico, pero nunca hay que temerla, aunque nos den un pequeño pellizco. De lo contrario, será muy difícil que vuelva a sentirse segura en tu mano.

¿Hay algo más que pueda enseñarle a mi cacatúa?

Esto no termina aquí, las cacatúas son aves muy inteligentes y pueden aprender una gran variedad de trucos. Sin embargo, enseñarle nuevos trucos puede ser una de las partes más complicadas.

Podemos empezar por intentar que venga a nuestra mano volando. Lo primero que necesitaremos será hacer algún sonido como con un “clicker”, esto lo estimulará y lo reconocerá con bastante facilidad. Al fin y al cabo, podemos hacer cualquier tipo de chascarrido con los labios, silbando o directamente con los dedos. No hay que olvidarse de ofrecerle una golosina al terminar correctamente con el proceso.

También se puede intentar que aprendan otros trucos más sencillos, como que se pose en el hombro o que mire hacia arriba y luego hacia abajo. En este caso usaremos exactamente los mismos métodos, haciendo algún sonido que atraiga su atención y luego recompensándolo con una golosina al hacer bien el truco.

Cacatúas

Una cacatúa puede llegar aprender hablar, pero tiene que estar relajada y alegre, de lo contrario, será más difícil que llegue a pronunciar algunas palabras sencillas. Para ello habrá que ir repitiéndoles la palabra cada día. No será una tarea fácil, por eso debemos de ser pacientes e intentar estar lo más relajado posible para que el ave se sienta en el mismo estado que nosotros.

Por lo visto, un macho es capaz de aprender hablar con menos dificultad, además, las hembras no vocalizan con tanta exactitud. Cuando hayan cumplido los 8 meses de edad, ya podremos ir intentando enseñarles alguna palabra, puesto que estarán más curiosos y con ganas de interactuar con su amo.

No todas las cacatúas pueden hablar, en cambio, sí que son consideradas expertas a la hora de silbar y bailar, por lo que, también podríamos entrenarlas para ello. Puede sonar un poco extraño, pero si la cacatúa nos observa silbando y bailando al mismo tiempo, siguiendo el ritmo de la melodía, intentaran imitarnos poco a poco, hasta dar con sus propios pasos de baile.

Es posible que esta ave sea reacia a ir al veterinario, por eso existe un entrenamiento que ayuda a que sea un poco más fácil. Se trata de colocar una toalla bajo la cacatúa cada vez que salga de su jaula. Haremos varias sesiones todos los días y al final tendremos que ir cogiendo las esquinas de la toalla para poder envolverla. Si se sintiera incomoda, habrá que dejar de hacerlo hasta que se relaje y podamos volver a intentarlo. Si seguimos con esta tarea cada día, la propia cacatúa querrá que la cubramos con la toalla para que la llevemos en brazos al veterinario o cualquier otro lugar que la incomode.

Mi cacatúa me muerde muy a menudo, ¿qué hago?

Por lo general, las cacatúas son aves muy sociales y pegajosos, no obstante, puede caber la posibilidad de que te mordiera en alguna ocasión. Esto suele hacerlo para estabilizarse en tu dedo o por simple curiosidad, pero si lo llegara hacer nunca deberemos gritar o reaccionar bruscamente.

Cacatúas

Tampoco hay que mostrar que sentimos dolor o miedo, ya que, de lo contrario, volverá a morder tu dedo. En estos casos siempre hay que mostrarse seguro, e ir apartando la mano muy poco a poco. Después de esto hay que hacerles entender de qué han hecho una acción mala, por lo que, recomendamos quitarle el juguete que pique habitualmente y no darles ninguna recompensa si no ha hecho bien un ejercicio.

Para poder corregir su comportamiento, hay que darles una recompensa siempre que lo hagan bien o actúen amablemente contigo. No hay que olvidarse de que gritar a la cacatúa solo provocara que acabe temiéndote, lo que llevara a que este más agresiva cuando estemos alrededor de ella.

Esto puede ocurrir igualmente con otros animales, como los gatos. Las cacatúas actuaran exactamente de la misma manera, por lo que puede que no les guste demasiado que la toques, aunque, habitualmente son más propensas a dejarse tocar la cresta o el pico, pero solo cuando están tranquilas. Haciendo estas acciones es muy posible que acabe picándonos, por eso no hay que olvidarse de no asustarse y por ningún motivo chillarle.

¿Qué es mejor en una jaula o suelta en casa?

Podemos optar por cualquiera de las dos opciones, pero la más recomendada siempre será en libertad, ya sea en una percha o una jaula abierta. No obstante, cuando tengamos que trasportarla al veterinario o a cualquier otro lugar, habrá que mantenerla segura dentro de una jaula.

Cabe la posibilidad de que se ponga un poco agresiva, si está acostumbrada a estar suelta por casa, por eso deberíamos habituarla a dormir y comer dentro de una jaula para que se sienta a gusto cuando este en el interior de ella. Lo más adecuado sería aplicar un horario y sacarla a ciertas horas del día.

Quizás la primera vez que salga de su jaula, no quiera volver a entrar tan fácilmente. Este es un caso completamente normal, por lo que, no deberíamos forzarla u obligarla a introducirse de nuevo en ella. Tan solo necesitaremos poner un poco de fruta dentro de su jaula y tarde o temprano acabara regresando a ella.

Suelen tener una buena relación con los perros y gatos, sin embargo, hay que tener mucho ojo al dejarlos a solas en casa. Es un ave muy melosa y podría encelarse del resto de animales o viceversa.

Cuando vaya a comprarle una jaula, ¿cómo ha de ser?

Si quisiéramos adquirir una jaula para nuestra cacatúa, deberá de disponer de una altura de aproximadamente 60 cm, 50 cm de ancho y unos 45 centímetros de profundidad. También habrá que fijarse que disponga de unas barras resistentes y gruesas, de alrededor de 2 centímetros de separación entre cada una. De esta forma, evitaremos que nuestra ave mascota se acabe hiriendo al trepar por ella.

Una de las reglas principales al comprar una jaula, es evitar que estén fabricadas con plomo o el famoso zinc que se encuentra en las llaves de cualquier hogar. Estos son materiales altamente peligrosos y venenosos para cualquier tipo de ave, por eso siempre hay que optar por el acero inoxidable, el cual no contiene ningún material toxico.

Cacatúas

Por otro lado, las paredes de la jaula tienen que tener al menos algunos barrotes horizontales, así podrán ejercitarse y trepar con una mayor facilidad. En cuanto a la forma de la jaula, la mejor decisión sería una rectangular.

Bajo la jaula, tendrá que haber una tapa o tela para retirar los restos de semillas y comida en general. Si por casualidad no dispusiéramos de una, podríamos utilizar papel sin colorantes o un periódico.

En cambio, en el interior hay que introducir algunos juguetes de madera. Esto lo mantendrá entretenido y es fundamental para que no acabe aburrido o deprimido. Las perchas de metal o plásticos no serían las más idóneas, ya que no les permite afilarse las garras y el pico, por eso nosotros siempre recomendamos las de madera natural.

Algunos criadores sitúan el comedero y el bebedero en el lado de fuera de la jaula, ya que, según algunos expertos, podrían acabar intentando escaparse y terminando atrapadas o con heridas en su plumaje. Por este motivo, se aconseja colocarlos en el exterior de la jaula.

Cuando estés limpiando la jaula de la cacatúa, ¿que debes saber?

La higiene de un ave es muy importante, además, las cacatúas son muy limpias y les gusta bañarse y acicalarse el plumaje cada día. Por esta razón hay que limpiar profundamente la jaula por lo menos unas dos o tres veces al mes.

En primer lugar, la introduciremos en otra jaula provisional o si están acostumbradas podemos dejarlas libremente en un cuarto, mientras aseamos la jaula.

Podemos usar productos como la lejía, pero siempre diluida en agua y fuera del alcance del ave. Hay que frotar bien los barrotes con algún cepillo o estropajo para eliminar cualquier resto de excrementos o bacterias.

Una vez hayamos terminado de limpiar por completo la jaula, habrá que rociarla con agua y secarla al sol o con un trapo. También podemos aprovechar para pasar el tiempo con ella mientras se termina de secar la jaula.

Creo que tengo un problema, ¿dónde puedo ubicar la jaula de mi cacatúa?

Habitualmente las cacatúas suelen estar en casas grandes o jardines. No obstante, esto no quiere decir que necesiten un lugar muy amplio para sentirse a gusto.

Principalmente, hay que tenerla en el lugar más transitado de la casa y donde hagamos más vida social durante el día. Cuando llegue la noche, lo apartaremos a una habitación oscura y tranquila, ya que si no durmiera lo suficiente podrían acabar estresándose e incluso desplumarse.

Si situamos la jaula al lado de una ventana, hay que asegurarse siempre de que está cerrada. Este suele ser el lugar favorito de las cacatúas, debido a que les encanta quedarse observando todo lo que ocurre a su alrededor, pero evitaremos a toda costa que el sol le dé directamente durante demasiadas horas.

En cuanto a la altura a la que debería estar la jaula, la adecuada seria a la de nuestros ojos, ya que si fuera más arriba podría sentir que somos más débiles, y si estuviera más abajo podrían sentirse intimidadas e incluso amenazadas.

¿Qué hago para que mi cacatúa críe?

En primer lugar, tenemos que entender a las cacatúas, ya que, a diferencias de otras aves, estas son monógamas y pasaran junto a su pareja toda la vida. Por eso es recomendable, tener a un macho y una hembra desde muy jóvenes, así tendrán un mayor vínculo entre ellos.

Por otro lado, requerirán de una jaula grande, capaz de albergar a más de una pareja. El siguiente paso es adquirir un nido de madera, ya que esto los incitara a meterse dentro para empezar a aparearse, y al mismo tiempo se sentirán protegidos a la hora de comenzar a reproducirse.

Cacatúa ninfa

Cuando haya pasado unas semanas después del apareamiento, la hembra dispondrá a poner una media de 2 a 5 huevos. Respecto a la incubación, puede llegar a durar de 22 días a un mes entero, dependiendo de las condiciones en las que se encuentren.

Al nacer las crías, estarán ciegas y sordas, así que los padres serán los que se encarguen de darles la comida durante sus primeras semanas de vida. Una vez concluya este periodo, recomendamos separar a los polluelos en otra jaula, así podrán ir acostumbrándose e ir comiendo por sí solos.

No obstante, si tenemos pensado convertirnos en criadores como forma de vida, necesitaremos una jaula para criar muy espaciosa. Igualmente, hay que situarlos en un lugar que no haya humedad ni corrientes de aire. La comida de las crías, debe de ser blanda y ricas en vitaminas.

Pienso que mi cacatúa está enferma, ¿qué le puede pasar?

Detectar que un ave está enferma puede ser sencillo, si conocemos su comportamiento habitual. Si llegáramos a notarlas con un carácter fuera de lo común o un poco abatidas y deprimidas, deberíamos alarmarnos, porque podría caber la posibilidad de que tu cacatúa esté intentando decirte de que está enferma.

  • Psitacosis: Esta es una enfermedad bastante grave que incluso se puede trasmitir al ser humano. Los síntomas principales son que él se encentre sin energía o apagada, también puede tener conjuntivitis que afecta a una pérdida de peso, pérdida de apetito y secreciones oculares. El único remedio son unos antibióticos especiales recetados por un veterinario, y hay que hacerlo cuanto antes, ya que con cada día que pase será más complicado que termine curándose.
  • Resfriado común: Esto puede deberse por ubicar la jaula al aire libre o cerca de alguna corriente de aire constate. Suelen mostrarse sin ganas de comer y con dificultadas para poder respirar, y no sería nada raro oírla estornudar de vez en cuando. Necesitará algunos antibióticos diluidos en agua, y fruta rica en vitamina C.
  • Ácaros: Se trata de parásitos que debilitan poco a poco al ave y se alimentan de su propia sangre. Igualmente puede trasmitirse a los seres humanos, por eso hay que estar alerta si mientras algún síntoma como rascarse demasiado o picarse el plumaje. Terminaremos con ellos pulverizando un insecticida sobre ellos.
  • Buche agriado: Esta no es una enfermedad muy común pero siempre hay que estar alerta. Suele producirse al no digerir bien la comida, por lo que el buche se le llena y le cuenta hacer de vientre. En este caso recomendamos acudir inmediatamente a un veterinario que sabrá cómo tratar a la cacatúa y desatascar su buche.
  • Arrancarse plumas: Puede deberse por varias cosas, como, por ejemplo, estrés, insomnio, depresión, añora a un compañero y se siente sola. Igualmente puede tratarse por una falta de vitaminas y nutrientes en su organismo. Si queremos saber si ese es el motivo, solo habrá que observarla cuando come los granos de semillas y cáñamos, para asegurarnos de que termina comiéndoselos.
  • Diarrea: Es bastante frecuente si no se alimenta correctamente, o se le proporciona comida demasiado grasa. Las pipas u otras semillas similares pueden llegar a ocasionarle diarrea, por eso hay que dárselas con moderación. Podemos tratarlo diluyendo en agua un poco vitamina B12, si no mejorara en unos días habrá que acudir a un veterinario.
  • Oclusión ovárica: Es una enfermedad muy grabe y siempre hay que recurrir a un veterinario especializado en las aves. Esto ocurre cuando un huevo se queda atascado y la hembra no consigue expulsarlo y terminar bien con la puesta. Es realmente peligroso, ya que la cacatúa puede acabar muriendo. Únicamente un veterinario experto podrá tratarla y controla la situación.