Saltar al contenido
Aves tropicales

Cacatúa ninfa

Cacatúa ninfa

Sabemos que hay muchas especies que han llegado a ser las favoritas de las personas. Entre ellas se encuentra la especie más famosa de la cacatúa, dado que es tan popular nos preguntamos, ¿y quién no ha oído hablar alguna vez de una cacatúa ninfa?

Un ave ejemplar

La cacatúa ninfa también es conocida más comúnmente como carolina o cocotilla. No obstante, su nombre científico es Nymphicus hollandicus, y es un ave autóctona de Australia.

Cacatúa ninfa

Durante los primeros años de ser descubierta, fue introducida en la familia de los loros encrestados, pero gracias a una investigación se catalogaron como una especie Cacatuidae.

Sin duda, es una de las aves mascota más populares y comunes de todo el planeta. Por este motivo, se ha convertido en una de las más recomendadas. Sobre todo, si somos primerizos deberíamos tenerla en cuenta, si queremos una cacatúa como mascota.

Una cacatúa ninfa suele habitar en el interior de Australia y algunas zonas de Tasmania, donde se extienden grandes lagos y ríos, por lo que, habitualmente eligen vivir en áreas abiertas. No hay un lugar en concreto en donde vivan estas bellas aves tropicales, debido a que se trata de una especie nómada. Esto quiere decir que van cambiando de hábitat, según cuanta comida y agua quede en el territorio para poder subsistir a otra estación del año.

¿Y cómo es el aspecto de esta ave?

La característica que más define a esta cacatúa, es su singular cresta eréctil, además, destaca entre los demás miembros de la familia por este peculiar rasgo. Igualmente, se caracterizan por tener unas largas plumas en su cola, las cuales pueden llegar a ser más de la mitad de su tamaño.

Principalmente su plumaje es de un tono gris, aunque, puede volverse de una tonalidad clara, según el espécimen. Por otro lado, en la mejilla luce una peculiar mancha de color naranja, por la cual es tal popular y reconocida.

Cacatúa ninfa

Habitualmente, suele resultar bastante fácil distinguir entre el macho y la hembra. Por ejemplo, la hembra se diferencia por que posee unas filas de puntos amarillos bajo el ala. Otra diferencia más fácil de percibir, es el barrado amarillo que presenta en la cola. En cambio, los machos no muestran ninguna de las características mencionadas anteriormente.

Sin embargo, saber con exactitud el sexo de las crías puede ser mucho más complicado. El motivo es porque son absolutamente idénticas, hasta que mudan la pluma por primera vez. Después de este momento, sí que podremos notar una pequeña diferencia entre ellos.

En realidad, no es un ave muy longeva, aunque se considere de la familia de las cacatúas. De hecho, en este aspecto se diferencia mucho de sus parientes más cercanos, por la simple razón de que la esperanza de vida de una cacatúa ninfa no suele alcanzar mucho más de los 15 años de vida.

Por otro lado, son catalogadas como una cacatúa pequeña, pero su tamaño puede llegar alcanzar los 25 y 33 centímetros, con un peso cercano a los 90 y 100 gramos. No obstante, este dato puede variar mucho según cada ejemplar.

¿Es la mascota ideal?

Lo cierto es que muchos la denominan la “mascota ideal” si lo que queremos es tener a un ave. El motivo principal, es que suelen tener una buena relación con el ser humano, además, parece encantarles interactuar con ellos. También son fáciles de domesticar, ya que resultan ser muy mansas.

No hay que pensar que, porque es un ave más pequeña comparada con sus familiares cercanos, requerirá de una jaula con menos espacio. Ha una cacatúa ninfa le encanta ejercitarse volando, por lo que, sí que es preciso que tengan bastante espacio para que puedan volar un poco de vez en cuando y estirar sus alas.

Seguramente te estés preguntando, ¿puedo tenerla suelta por casa, como el resto de cacatúas? Lo mejor que podríamos hacer antes de intentarlo, es entablar una relación más profunda con ella. De lo contrario, lo único que intentará es escaparse, ya que se sentirá temerosa, al no saber que intenciones tienes. Por esta razón, recomendamos tenerla al principio en una jaula, hasta a ver conseguido tener un vínculo con ellas y se hayan acostumbrado a nuestra presencia.

Si no estuviéramos mucho tiempo en casa, necesitaran una compañera, debido a que las cacatúas ninfa les agrada estar acompañadas antes que estar asolas. Incluso notaremos que se siente más contenta y alegre, al poder compartir su hogar con un compañero.

Lo más habitual, es que un macho cante y aprenda a pronunciar algunas palabras, puesto que son unas aves muy inteligentes, capaces de imitar sonidos y melodías casi a la perfección. Solo habrá que seguir una rutina de entrenamiento de unos 10 minutos cada día. Después de unas semanas, conseguirán memorizar todo lo que le hemos ido enseñando durante el proceso.

Cuando le demos comida a una cacatúa ninfa, siempre hay que ofrecerles alimentos nutritivos y ricos en vitaminas. Por ejemplo, una mezcla de cañamones y semillas, como el alpiste. Por otra parte, tendremos que ofrecerles un 75% de verduras y un 25% de frutas, así conseguiremos mantenerla con una magnifica salud. Antes de ofrecerles algún alimento, hay que fijarse que sean frescos, luego los lavaremos y trocearemos para que puedan comerlos con una mayor facilidad.