Saltar al contenido
Aves tropicales

Cacatúa lustrosa

Cacatúa lustrosa

No cabe ninguna duda, de que las cacatúas son un tipo de mascota única, y se han ganado el cariño de muchos, gracias a la gran compañía que hacen en casa. De hecho, tienen una larga vida, lo que las ha convertido en las preferidas de los más entusiastas, porque es una fiel compañera que estará con nosotros durante mucho tiempo. No tenemos dudas, de que la cacatúa lustrosa es un gran ejemplo de ello.

¿Y qué se sabe de la cacatúa lustrosa?

La cacatúa lustrosa, también es denominada científicamente como Calyptorhynchus lathami, y es un ave que corresponde a la familia de las Cacatuidae.

Cacatúa lustrosa

Principalmente, se encuentran en los bosques orientales de Australia, donde hay una frondosa vegetación y la mayoría de las plantas son Alocasuarina. También pueden verse en zonas más secas o en los claros que se forman entre algunos árboles.

Por lo general, no hay demasiada información acerca de cuándo se llegó a descubrir esta especie de ave. No obstante, sí que se han reconocido dos subespecies diferentes.

¿Cómo es una cacatúa lustrosa?

El plumaje de la cacatúa lustrosa es de un tono negro brillante en la mayor parte de su cuerpo. Por otra parte, presentan un dimorfismo sexual bastante aparente. En primer lugar, podremos notar que el macho luce unas bandas rojas en la zona de la cola, mientras que la hembra posee ciertas manchas con diferentes tonalidades.

Su pico es bastante corto, y al igual que sus patas, presentan un matiz similar al de los huesos. En ambas partes disponen de una gran fuerza, la cual aprovechan a la hora de escalar los árboles y alcanzar las ramas de mayor altura.

A pesar de no ser la más grandes en su especie, su tamaño se aproxima a los 51 centímetros de longitud. Sin embargo, la mayoría de los ejemplares alcanzan unos 48 centímetros. Igualmente, su peso variará según el sexo y estará entre los 650 y 910 gramos.

Las dos subespecies que se han registrado son:

  • Calyptorhynchus Lathami Erebus: Se trata de una variación que mide como la original 48 centímetros. La única diferencia que presenta es que tiene un pico un poco más corto, pero por lo demás son completamente iguales.
  • Calyptorhynchus Lathami Halmaturinus: Debido a que viven en la isla Canguro de Australia, se le ha denominado como Cacatúa negra de isla Canguro. De la misma manera, mide 48 centímetros y la diferencia se encuentra en su pico, el cual es más largo que el de la especie nominal.

Quiero tenerla como mi mascota, ¿Qué hay que saber?

Puede que no se trate de la especie más grande que hay en el mundo de las cacatúas. Sin embargo, esto no quiere decir que no requiera de un espacio amplio para poder vivir a gusto, más bien todo lo contrario. Realmente es muy importante que se sienta cómodo en su nuevo hogar, por este motivo, la jaula tendrá que ser de un gran tamaño en general. De esta forma, podrá moverse por el interior de ella con una mayor libertad. También hay que situar la jaula en un lugar que, entre mucha luz natural y no esté expuesta a corrientes de aire, ya que puede ocasionar que el ave enferme.

Su alimentación es muy variada, pero principalmente está basada en semillas, verduras y frutas. Si preparamos raciones separadas, podremos ir sabiendo cual es la que más le gusta, también podemos optar por hacerles una macedonia de frutas, que suele ser uno de sus platos favoritos. Además, gracias a todos estos alimentos recibirá los nutrientes y minerales que necesita a diario.

Cacatúa lustrosa

No estamos ante un ave tan territorial como lo podrían ser otras cacatúas, por lo que no debería tener demasiados problemas al convivir y compartir su espacio con otras aves. Igualmente, siempre hay que tomar precauciones y no juntarlas con aves de menor tamaño, debido a que le daría una sensación de autoridad. De hecho, con el paso del tiempo, este comportamiento terminara trasladándose a la relación con su dueño.

Una pregunta muy frecuentada por muchos es, ¿Su reproducción es sencilla? En realidad, es un poco más fácil que con las demás cacatúas de su familia, puesto que no es muy exigente cuando buscan una compañera.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que su etapa adulta no la alcanza hasta los 4 años de edad, así que habrá que tener paciencia y esperar a que llegue el momento indicado de criar. Esto no será ningún un inconveniente, puesto que disponen de una larga vida, y tendremos suficiente tiempo para conseguir que tengan crías.

Respeto al proceso de la incubación, durará aproximadamente unos 28 días, y es efectuada exclusivamente por la hembra, mientras que el macho se encarga de alimentar a su pareja. Habitualmente pondrán de 1 a 2 huevos, además, hay más probabilidades de que solo nazca un pichón.

Una vez logren tenerlas, las mantendremos con los padres durante un periodo de dos meses. Finalmente, las situaremos en un módulo aparte, al poder ser en una habitación cálida y oscura. Desde este momento ya podremos cuidarlas y alimentarlas por separado.