Saltar al contenido
Aves tropicales

Agapornis Swindernianus

agapornis swindernianus

Agapornis Swindernianus, Inseparable de collarín negro, Inseparable de Swindern, Inseparable acollarado, Inseparable de Liberia o Inseparable Black-collared. Se les conoce por una gran variedad de nombres. Encontrar a unos agapornis como estos, no es tan sencillo como con los demás.

Este es extremadamente peculiar y bello, igualmente no se conoce demasiado sobre ellos, por eso vamos a explicar todo sobre estas aves tan incógnitas.

¿Cuál es la historia de esta ave?

Estos singulares agapornis habitan en los múltiples territorios de África central. Sin embargo, también pueden verse en zonas de Liberia, Gabón, Ghana, Zaire, Congo, Guinea Ecuatorial, Camerún y Costa de Marfil. Les gusta residir en las densas selvas tropicales, aunque, como muchos otros tipos de agapornis, se desvían hacia terrenos más secos.

No obstante, todos los agapornis swindernianus prefieren anidar en las copas de los árboles, donde pasan la mayor parte del tiempo. Debido a esto, nunca se ha conseguido estudiar en profundidad a esta especie de agapornis. Al igual que el taranta no son nada fáciles de encontrar en los bosques y algunos expertos afirman que es una especie casi extinta.

agapornis swindernianus

Los primeros datos que se recogieron fueron sobre el año 1820, donde su descubridor Khul, las denomino Swindernianus en honor al profesor Theodorus van Swinderen. Existen 2 subespecies como el Swindernianus zenkeri, que fueron descubiertos por G. Zenker y el Swindernianus Emini, hallados en 1908 por el explorador alemán Emin pascha.

Después de esto, no se recogió mucha más información sobre estas singulares y hermosas aves. La dificultad de avistarlas siempre fue uno de los impedimentos principales. Se pudieron editar algunos libros dedicados únicamente a ellos, pero ninguno mostro más allá de lo conocido en 1820.

¿Cómo son las características de esta ave?

El agapornis swindernianus posee un matiz verde brillante que domina en la mayor parte de su cuerpo. En cambio, tiende a oscurecerse a medida que avanza hacia las alas. Si nos fijamos en su pecho, notaremos un plumaje amarillento con algunas zonas castañas muy características de esta especie.

Dependiendo de la subespecie, tendrá un color u otro en ciertas partes del cuello. Normalmente son similares, pero con diferentes tonos.

El nombre del Inseparable de collarín negro, viene por la pequeña línea negra que presentan en la nuca, aunque, algunos ejemplares pueden tenerlo de color pardo. Uno de los colores más llamativos está en sus colas, la parte superior es de un bello azul violeta, mientras que los bordes son rojizos.

Ningún otro tipo de agapornis tiene un pico semejante al del Swindernianus, siendo este, mucho más robusto y alargado que el de los demás. Sobre todo, sobresalta por la peculiaridad de su colorido negro, parecido al de los loros más grandes.

Por otra parte, logran alcanzar una longitud de 13 a 14 cm. En cuanto, al peso puede variar entre los 48 y 51 gramos, ya que siempre dependerá de la alimentación que estén tomando a diario.

¿Podemos tenerlo como un ave domestica?

Realmente no es fácil tenerlos en cautividad. Se ha intentado en varias ocasiones, pero en ninguna dio resultados favorables. Todos los agapornis, excepto el Swindernianus se adaptan bastante bien a las condiciones de otros climas. Debido a todo esto necesitaremos experiencia al cuidarlos.

El comportamiento de esta maravillosa especie siempre ha sido un misterio, en consecuencia, muchos han fallecido en cautiverio. No son pájaros que se adapten muy bien a los espacios cerrados, por lo que nosotros, no los recomendamos como mascota, salvo que sea para su conservación y reproducción.

La dieta que siguen en su hábitat natural está basada en higos e insectos, aun sabiendo esto, no es fácil alimentarlos y la mayoría de veces acaban rechazándolos. Una forma de ganarnos su confianza es añadiendo algo de mijo y trigo, quizás con algo de suerte, empiecen a comer de los pequeños granos.

De la misma manera, puede ser muy complicado conseguir una apuesta fértil. El Swindernianus, empieza a criar en el mes de julio y anida en los árboles altos o cerca de los termiteros como el taranta. La falta de información y sus altas exigencias en cuanto a la alimentación se refiere, han hecho casi imposible tenerlos en cautividad.