Saltar al contenido
Aves tropicales

Agapornis personata

agapornis personata

Agapornis personata, agapornis personatus, inseparable enmascarado, inseparable personata, inseparable personatus o inseparable cabecinegro.

Es uno de los agapornis más bellos y exóticos del planeta. Si buscamos un ejemplar peculiar, esta es una de las mejores elecciones que podremos tomar. Sin duda, el agapornis personata es una singular ave que podría acabar siendo nuestro compañero más fiel.

¿Cuál es el hábitat del agapornis personata?

El inseparable enmascarado habita en el inmenso continente africano, exactamente en Tanzania, cerca del noroeste de Tanganica y al sudoeste del Lago Tanganica.

Se distribuye por toda la zona volcánica de Meru, también conviven junto al agapornis fischeri en los territorios del norte como el Valle Pangani. Sin embargo, a pesar de ser aves muy similares estas no se emparejan nunca entre sí, salvo en cautiverio.

agapornis personata

Algunos expertos aseguran que prefieren anidar en los nidos de otros pájaros más pequeños, sobre todo en los árboles de mayor altura. Las áreas más húmedas de los bosques son sus lugares preferidos, especialmente se suelen ver al borde de los ríos y lagos.

Esta especie se descubrió en el siglo XIX, pero hasta 1925 no se describió correctamente a estas bellísimas aves. Un ornitólogo alemán conocido como Reichenow, fue el primero en adelantarse hacer un estudio sobre sus características y comportamientos. Además, se le conoce como el que introdujo al agapornis personata en America.

Después de un tiempo, adquirieron una gran fama por todo el mundo, llamando la atención de los más entusiastas de las aves tropicales.

¿Cómo son las características del agapornis personata?

¿Cómo es un agapornis personata? La mayor parte de su cuerpo es verde ancestral, un color muy brillante y llamativo. Por otro lado, poseen un peculiar plumaje amarillo intenso, que se extiende desde el cuello hasta al vientre.

Son una especie realmente inconfundible gracias al matiz negro que les recubre el rostro. El nombre de esta ave viene por la similitud de portar una máscara sobre la cabeza. Mientras que en el pico podremos observar un precioso rojo radiante.

No obstante, existen especímenes con diferentes tonalidades, conocidos como los agapornis personata azules. Se pueden distinguir fácilmente, ya que la mayor parte de su cuerpo es azul turqués, mientras que el amarillo es remplazado por el blanco. También cabe mencionar que carecen del característico pico rojo, una de las partes más atractivas del agapornis personata.

A diferencia de otros tipos de agapornis, estos no son demasiado grandes, podría decirse que es uno de los más pequeños. Suelen rondar entre los 11 y 15 cm, con un peso de 43 a 59 gramos.

Existen varias mutaciones, por lo tanto, es bastante fácil confundirlos con algunas de ellas. Si queremos diferenciarlos habrá que fijarse en el colorido de las plumas, normalmente tendrán tonos diferentes e incluso se han visto con algunas partes moradas.

¿Cómo hay que cuidar de este tipo de agapornis?

En primer lugar, necesitarán una jaula amplia, asimismo en la zona donde se encuentren tendrán que tener una temperatura cálida. El agapornis no está acostumbrado a las corrientes de aire frio, por eso, evitaremos en todo momento situarlos en lugares donde corra demasiado el viento.

Mantenerlos entretenidos con algunos juguetes durante el día, hará que no se muestren tan aburridos en nuestra ausencia. Es posible que se pongan tristes si no interactúan diariamente con nosotros, sobre todo si no tienen un compañero o pareja, con la que pueda jugar y entablar una relación.

Poner un espejo en el interior de la jaula, quizá no sea lo más apropiado para ellos, ya que estas aves también se conocen como los pájaros del amor, en algunas ocasiones pueden llegar a enamorarse de ellos mismos. De hecho, son más propensos a ponerse agresivos, al sentir que están invadiendo su territorio.

Hay que darles una alimentación sana basada en semillas, frutas y verduras, aunque nunca se les debe proporcionar alimentos con demasiada grasa como las pipas. Claro que no correrían ningún riesgo si no se dan en exceso. Igualmente, no es saludable que los ingieran o irán afectando gravemente a la salud del animal, ocasionándoles estreñimiento y deshidratación.

También es importante, que permanezcan limpios en todo momento tanto ellos como la jaula. La higiene es un factor de vital importancia, por lo que pondremos cada día un recipiente no muy profundo con agua limpia. En los días más calurosos pulverizaremos un poco de agua sobre ellos, así se mantendrán limpios y aliviados del calor.