Saltar al contenido
Aves tropicales

Agapornis cana

agapornis cana

Agapornis cana, agapornis canus, inseparable malgache o inseparable de Madagascar. Al ver por primera vez a un agapornis cana, percibiremos una peculiaridad en ellos que los distingue del resto de agapornis.

No es de los más comunes debido a la dificultad de encontrarlos en tiendas, aunque los criaderos más especializados, sí que dispondrán de varios ejemplares. Aquí explicamos todo sobre el agapornis cana, incluyendo datos muy curiosos sobre ellos.

¿De dónde es originaria esta ave?

Hábitat del agapornis cana. Estos pájaros exóticos provienen principalmente de Madagascar. Aunque, debido a su gran exportación, ya se pueden ver algunas colonias en la isla de Mauricio, Zanzíbar y Seychelles.

Habitualmente viven por debajo de los 1000 m entre los bosques más densos y húmedos. Sin embargo, en ciertos meses del año se han podido divisar en algunas áreas, menos propensas a la humedad.

agapornis cana

Es curioso que los agapornis canus, solo se hayan concentrado en la isla de Madagascar. En realidad, se trata de algo bastante confuso, ya que no está bien ubicada bajo el punto de vista de la expansión. También cabe mencionar, que el origen del agapornis cana viene directamente de Madagascar. En las demás islas se introdujeron con el propósito de repoblar la especie.

De entre todas las especies de agapornis, el inseparable de Madagascar forma bandadas muy numerosas que llegan a superar los 100 ejemplares. Esto es un problema para los agricultores más cercanos, ya que un grupo tan grande podría acabar con la cosecha en cuestión de días. Sin duda, los más perjudicados son los cultivadores de arroz, que se las ingenian para evitar su presencia, poniendo incluso diversos espantapájaros.

Resulta que en algunas ciudades disfrutan con la presencia de estas hermosas aves. Los más expertos sugieren que buscan la partes menos calurosas y seguras a la hora de anidar. Quizá sea este el motivo por el que muchas de ellas anidan en las zonas urbanas. De la misma manera, eligen los árboles más altos que estén al borde de los ríos o lagos, como la mayoría de todas las clases de agapornis.

Todo sobre las características de un agapornis cana

¿Cómo son los agapornis cana? Es uno de los agapornis más pequeños y singulares que existen, siendo así, muy apreciados por los amantes de las aves tropicales. Los colores de estos pajaritos son muy llamativos y varían según él sexo.

Las hembras son completamente verdes y tienen algunos matices grises cerca del pico. Si las observamos detenidamente, notaremos un verde oscuro sobre las alas. Mientras que el vientre se distingue por un tono verde lima, similar al de los fischeris. En cuanto a el pico, se contraste por un color negro grisáceo.

agapornis cana

Tanto como la hembra y el macho, comparten ambos colores mencionados. Sin embargo, el macho destaca a simple vista por su característico colorido blanco grisáceo, que recubre toda la cabeza y vientre. De la misma manera, el pico adquiere una tonalidad semejante y en algunos casos más claro.

Si los comparamos con otras clases de agapornis, podríamos decir que no son demasiado grandes. Algunos ejemplares son más pequeños que los agapornis personata, pero por lo general rondan entre los 11 y 15 cm de longitud. Por otro lado, estas aves suelen pesar de 33 a 38 gramos. Claro que es un dato que puede variar según la alimentación que estén tomando.

La aerodinámica de sus plumas les permite alcanzar altas velocidades. Siempre que se han intentado observar de cerca en su hábitat natural, han desaparecido en un instante, ocultándose sobre las copas de los árboles.

La cría del agapornis cana

Los agapornis cana prefieren criar, cuando el clima es más húmedo y caluroso. Entonces buscaran un lugar donde anidar, como en los huecos menos profundos de los árboles, grietas de las rocas, tejados de las casas u otros lugares similares. Después irán preparando una almohada hecha con diversos materiales y acabarán situándola al fondo del nido.

Una vez que este todo listo, la hembra pondrá de 8 a 9 huevos e incluso pueden llegar hasta los 11 huevos blancos. En cautividad es algo más complicado, siendo la media de unos 4 y 6 huevos. Seguidamente los incubara cerca de 27 días, entonces los polluelos irán rompiendo el cascaron por si solos.

Al principio tendrán el pico amarillento con algunas marcas negras en la parte superior. Estas desaparecerán por completo según vayan creciendo.

¿Qué cuidados necesitan los agapornis cana?

Al tener un agapornis como mascota, habrá que situarlos en una jaula grande, por ejemplo, de 70 x 45 x 90 cm, si disponemos solo de una pareja. El espacio en las jaulas es fundamental para que no tengan ningún tipo de problema al moverse por ella.

Los nidos también deben de tener las medidas adecuadas, de lo contrario, acabaran abandonándolo. Una de las medidas más utilizadas son 20 x 20 x 30 cm, con este tamaño no tendrán problemas cuando empiece la puesta. Conviene que en la época de cría los apartemos a zonas más tranquilas, así como un lugar cómodo y cálido.

Mantener aseados a nuestros pajaritos no será una tarea muy complicada, si colocamos un recipiente con agua en él interior y la pulverizamos de vez en cuando sobre ellos. De esta manera, podrán aliviarse del calor, al mismo tiempo que se limpian el plumaje. Igualmente, si queremos asegurarnos de que no contengan ningún parasito, podremos optar por pulverizar insecticida especial para loros.

Cuidados básicos del agapornis canus

Podría decirse que los agapornis canus son bastante tranquilos, aun así, muestran una gran actividad a lo largo del día. Por lo tanto, es aconsejable añadir algunos juguetes o directamente adquirir una jaula, que incluya alguna zona de juegos en la parte superior. De todos modos, si no disponemos de una, tenemos varias opciones como las campanas, cuerdas, perchas y redes.

Hay que tener en cuenta el número de juguetes que colocamos, nunca hay que recargar demasiado la jaula. Esto podría ocasionarle estrés al no tener espacio suficiente en el interior de la jaula.

El principal error en los primerizos, es alimentarlos únicamente con semillas. La comida, tiene que contener distintos tipos de frutas y vegetales ricos en vitaminas cada día. Una de sus frutas favoritas es la naranja dulce, también les gusta mucho el plátano y la pera tierna.

El hueso de sepia o jibia les encanta, además les proporciona las cantidades de calcio necesarias. Los huesos podremos encontrarlos naturalmente en algunas orillas del mar.