Saltar al contenido
Aves tropicales

Agapornis

agapornis

Agapornis, Inseparables, Pájaros del amor, agapurin o ágape y ornis en griego. Si queremos un pequeño pájaro tropical con una gran belleza, el agapornis sera una fantástica elección. Su plumaje es hermoso, pudiendo llegar a tener unos colores tropicales que llamaran nuestra atención al instante. No cabe duda que es una de las aves exóticas más conocidas del planeta.

Tipos de agapornis

¿Dónde viven los agapornis?

Viven en algunas zonas de África como el lago Tanganica y el monte Meru. También existen especies procedentes de Madagascar como el agapornis cana.

Les gusta habitar en los bosques húmedos, tierras secas o en áreas con menos vegetación de la normal. Estos son los lugares favoritos de los inseparables, pero normalmente están cerca de ríos y lagos, donde se zambullen en sus aguas para limpiarse el plumaje.

Anidan en los huecos de árboles altos, como las palmeras muertas o nidos hechos por otros pájaros. Son bastante territoriales en la época de reproducción, pudiendo mostrarse agresivos si lo ven necesario, aun así, no es habitual que esto ocurra.

Buscan alimento en grupos de entre 6 a 12 ejemplares llegando a recorrer cientos de kilómetros de distancia. Se han podido ver en los altos terrenos que están a 2500 y 3000 m, donde chocan entre si las espesas nubes y montañas.

¿Cómo es el aspecto de un agapornis?

Seguramente al ver por primera vez un inseparable, acabemos sorprendidos por su belleza y encanto. Las especies con los colores más tropicales e intensos son el Fischer, Personatus, Lilianae y Nigrigenis. Sin olvidarnos de mencionar a sus característicos picos rojos que únicamente los posen ellos.

Principalmente la mayoría de los agapornis tienen el verde como color dominante. En cambio, la cabeza suele ser más colorida o directamente negra como las especies personata y nigrigenis. Fijándonos en sus colas podemos observar diferentes tonos en el plumaje según el congénere, pudiendo tener matices verdes, rojos, amarillos y azules. De la misma manera, el interior de las alas presenta coloridos similares a los mencionados anteriormente.

No son consideradas aves de un gran tamaño, debido a esto se les conoce habitualmente como loros enanos o pequeños loros, midiendo aproximadamente unos 12 y 16 cm. Por otra parte, rondan entre los 45 y 55 gramos de peso, aunque siempre dependerá del tipo de agaporni y la alimentación que estén tomando.

¿Qué comen los agapornis?

En su habitad natural se nutren de distintas clases de frutas, semillas, verduras, flores y frutos. Sin embargo, parecen preferir las frutas y semillas, ya que recolectan mayores cantidades.

La alimentación en cautividad funciona del mismo modo, podemos darles raciones de fruta como la naranja dulce, manzana, melocotón, plátano, pera tierna, o pasas. El hueso de sepia y jibión le proporcionaran las cantidades necesarias de calcio.

agapornisPor último, la verdura que puede consistir en lechugas tiernas, repollo, diente de león, espinacas, trébol, etc. Si añadimos algunos de los alimentos mencionados, incluyendo las ramitas de algunos frutos tendrán una mejor salud.

¿Y cuánto vive un agapurin o agaporni?

Quizá pensemos que por su tamaño son aves con una longevidad corta de entre 5 a 6 años, aunque comparadas a algunas muy similares, viven mucho más tiempo.

En cautividad pueden llegar a los 12 y 15 años de vida, pero en plenos bosques tropicales pueden encontrarse ejemplares de 16 años. Los cuidados jugaran una parte fundamental en este aspecto, dándoles una esperanza de vida más duradera.

¿Cómo es el comportamiento de un agaporni?

Hay una gran diferencia en el carácter de ambos sexos, por un lado, tenemos a los machos que no son tan territoriales. A la vez que se muestran más mansos, cariñosos y tranquilos.

Las hembras de lo contrario defienden más su entorno e incluso puede ser más complicado ganarse su confianza, a no ser que la hallamos criado a mano. Por partes iguales son inquietos y curiosos, mascotas excelentes para los amantes de las aves tropicales.

Los agapornis requieren de bastante atención o acabaran sintiéndose tristes. No les agrada estar demasiado tiempo solos y seguramente notemos que empiezan a hacer sonidos cada vez más fuertes. Sobre todo, estarán mucho menos activos por aburrimiento y falta de atención.

Ver a estos animales con comportamientos agresivos no es nada común, pero en algunos casos pueden sentirse amenazados. Observándolos detenidamente percibiremos que es todo lo contrario, son muy alegres y les encanta la compañía humana. Si los soltamos en una habitación segura, serán ellos los primero se acerquen a nosotros, mostrándose algo tímidos.

¿Qué más hay que saber para cuidar bien de tu agapornis?

Son aves muy comunes en los hogares, ya que no requieren de una gran experiencia para cuidarlos adecuadamente. Si tuviéramos que mencionar alguna dificultad en sus cuidados, serían las corrientes de aire, a diferencia de otros tipos de pájaros, son algo más sensibles a las bajas temperaturas.

Mantener a nuestras mascotas con una higiene correcta, es tan importante como su alimentación. Por lo tanto, será un factor que deberemos tener en cuenta o de lo contrario, podrían contraer parásitos y enfermedades.

Colocando recipientes no muy profundos, tendrán la posibilidad de limpiarse todo el cuerpo, al mismo tiempo que se refrescan. Realmente el agaporni no es un ave que beba demasiada agua, aun así, les encanta asearse cada día en ella, metiéndose por completo hasta hundir sus cabezas.

Una dieta equilibrada y rica en vitaminas, es lo que necesitan en cautiverio. Los alimentos no deben contener demasiado hierro, ya que es perjudicial para su metabolismo. Nosotros recomendamos variar día a día las porciones de frutas y vegetales, manteniendo siempre las semillas como el nutriente principal.

¿Son territoriales?

El lugar en el que vivan debe ser amplio, sobre todo si vamos a tener a más de una pareja en la misma jaula. Al tener un comportamiento territorial, las parejas necesitaran su propio espacio, de no ser así podría haber confrontamientos sobre todo entre las hembras.

Hay que situarlos al aire libre de vez en cuando, para que pueda darles la luz del sol. Notaremos rápidamente una mayor actividad en ellos y un carácter más pasivo, cada vez que los saquemos fuera.

La soledad también es una parte delicada, mayormente si disponemos de un solo ejemplar, puede acabar aburriéndose con facilidad, si no les prestamos la atención suficiente. Deberíamos sociabilizar con ellos unas cuantas horas al día, también recomendamos adquirir algunos juguetes, que los mantengan entretenidos.

¿Cómo se puede saber si un agaporni es macho o hembra?

Se puede distinguir el sexo de varias maneras, por ejemplo, tocando los huesos de la pelvis notaremos una separación mayor en las hembras, esto les sirve para facilitar la expulsión de los huevos. Existen especies que presentan dimorfismo sexual, diferenciándose básicamente por el color de sus plumas.

Se conocen otros métodos con los que podremos averiguar el sexo del agaporni, aunque no son datos seguros y pueden variar las características según el espécimen. Los más expertos indican que el macho es de menor tamaño y sus picos tienden a ser menos anchos. Al parecer, también se distinguen por la forma de sus cabezas, siendo la de ellas más redondeadas, pero en algunos casos esto puede ser diferente.

Las posturas pueden llegar a indicarnos el sexo del animal. Una de ellas es cuando se inclinan hacia delante abriendo las alas, esto quizá sea una señal para que la monten, claro que no es algo fiable y se ha podido ver en ambos sexos.

Estos métodos que hemos mencionado, son usados por la mayoría de las personas, de todos modos, para asegurarnos al 100%, recomendamos hacerles una prueba de ADN. Que nos permitirá saber realmente casi todo sobre nuestra ave.

La jaula, ¿cómo tendría que ser?

Cuando hayamos pensado adquirir una jaula para nuestros inseparables, tendremos en cuenta el tamaño y la forma de los barrotes, aconsejamos que sean horizontales, de esta manera podrán escalar sin ningún tipo de problema.

Si queremos construir una jaula, no es aconsejable utilizar la madera, podrían llegar a romperla y acabar escapándose desorientados.

La jaula debe medir como mínimo 50 x 28 x 37 cm, estas medidas se aconsejan para un solo ejemplar. Pero realmente son aves que necesitan un espacio óptimo para realizar pequeños vuelos y ejercitar sus alas.

Sin duda, las voladeras o pajareras son las mejores elecciones que podemos tomar, de esta manera tendremos un hogar perfecto para estos hermosos pájaros tropicales. Hay que disponer de suficientes recipientes para la comida y la bebida, como mínimo entre 2 y 4, si tenemos 2 parejas.

¿Cómo hay que limpiar la jaula del agaporni?

Esta parte, es una de las más importantes para que no acaben enfermando y dispongan de una higiene correcta. Lo primero será sacar al agaporni de la jaula o voladera, si no tenemos la confianza suficiente con él, podemos poner comida en una jaula vacía, así irán curioseando hasta entrar. De lo contrario, soltándolo en una habitación será suficiente, además estará más entretenido.

agapornisLo normal es limpiarlas más de 1 vez a la semana, desmontado la jaula por completo y haciendo cada parte por separado. Nos resultara más fácil, si las metemos en la ducha o bañera. Después de haberla lavado bien, tendremos que mojarla asegurándonos haber eliminado cualquier resto de jabón. Al igual que la jaula los comederos, bebederos, perchas y juguetes en general.

¿Qué tengo que poner en la jaula del agapornis?

Estas especies son bastante activas y necesitan desfogarse de alguna manera. La mejor forma de ayudarles es comprando algunos juguetes como las cuerdas o redes, sin duda, son los preferidos del agapornis. Del mismo modo, podemos incluir perchas de madera natural, siendo una magnifica elección, ya que les encanta limarse el pico en ellas. Otra opción son las perchas limadoras, con estas se supone que podrán limarse más fácilmente las uñas, pero algunas son demasiado gruesas y pueden acabar haciéndoles daño.

También recomendamos añadir campanas u otros juguetes de madera, así se podrán entretenerse y ejercitarse al mismo tiempo. Aunque nunca hay que recargar demasiado su entorno o acabaran estresándose, con un par será más que suficiente para su disfrute.

Todo sobre la cría de los agapornis

Una vez que estemos preparados para empezar a criar, compraremos un nido para situarlo dentro o fuera de jaula, dependiendo del espacio. El tamaño más recomendado es de 20 x 20 x 30 cm, con estas medidas tendrán espacio suficiente para poder criar a sus polluelos. Podrán ser horizontales o verticales, siempre siendo de madera natural y sin ningún tratado.

Antes de nada, habrá que asegurarse de tener un macho y una hembra compatibles. Esto puede ser más complicado de lo que parece, debido a sus comportamientos son conocidos como pájaros del amor, por esta sencilla razón, puede costar bastante encontrar una pareja de agapornis. Debemos ser pacientes y asegurarnos que no se pelean entre ellos. Si se llegasen a comportar agresivamente entre ellos, procederemos a separarlos y darles más tiempo para poder conocerse mejor.

Pueden criar durante todo el año, habitualmente cuando más calor hace, también a principios de otoño. Los machos emperezaran el cortejo, si congenian realizaran la monta y sobre los 4 o 10 días, ella pondrá de 4 a 9 huevos. Hay algunos casos en los que pueden llegar a poner muchos más, pero no todos tendrán la misma suerte. Para saber si saldrá algún polluelo, podemos ver el interior del cascaron poniendo una bombilla cerca.

¿Es fácil criar agapornis papilleros?

Si deseamos criarlos por nuestra cuenta, necesitarán toda nuestra atención. En sus primeras semanas de vida, comerán cada 3 horas papilla especial para loros. La prepararemos con unos 10 ml de agua tibia y papilla e iremos dándosela sin prisas. Situarlos en cajas con serrín de madera los mantendrá cálidos, también es muy importante que estén en lugares tranquilos sin mucho alboroto.

Una vez que crezcan iremos subiendo la cantidad y el tiempo, llegando a darles comida cada 8 horas. No hay que saltarse ninguna toma, ya que en sus primeros meses están muy indefensos y podrían llegar a morir por desnutrición.

Un solo agapornis criado a mano, creerá que tiene nuestro aspecto y al ver a otro igual que él, podría comportarse de una manera agresiva y curiosa. Ellos siempre pensaran que son humanos y nos verán como a sus padres. Por lo tanto, no es bueno mezclarlos rápidamente con otros ejemplares que nunca hayan visto. De lo contrario habrá un conflicto entre ellos.

¿Cuál es la mejor forma de adiestrar a un agapornis?

Antes de domesticar a nuestros pequeños inseparables, debemos tener una confianza suficiente con ellos. Es normal que en algún momento sientan miedo, como cuando intentemos abrir la jaula o meter la mano dentro.

Poniéndonos algo de comida en la mano y acercándosela al vientre poco a poco, irán cogiendo más seguridad hasta subirse a ella. Nosotros recomendamos que sean criados a mano, para tener menos dificultades y sobre los 5 meses de edad o antes, empezaremos a adiestrarlos.

Les daremos algún alimento no muy común, cada vez que realicen un truco. De esta manera aprenderán rápidamente y mostrarán más interés por él entrenamiento. Ante todo, debemos ser pacientes para no agobiarlos, con 30 minutos diarios será suficiente. Aprenderán con facilidad, gracias a la gran inteligencia que poseen.

¿Qué debemos saber al comprar un agaporni?

Lo principal es asegurarnos de que no sea un hibrido o una mutación. Si tenemos pensado criar esto será importante, debido a su infertilidad. Las plumas deben estar completamente lisas, sin ningún tipo de mancha en el color.

Fijándonos en las patas podremos ver si tienen alguna malformación, esto no tiene por qué ser un problema si sabemos adaptar todo a sus necesidades básicas. Hay que observar el pico, tendrá que estar en perfecto estado, sin grietas u otros daños posibles.

Normalmente solemos ir a la tienda de animales más cercana, pero si no son expertos pueden llegar a confundir algunas de las especies. Nosotros recomendados adquirirlos en un criadero especializado, para que no haya ninguna confusión a la hora de elegir el agaporni deseado.

¿Qué enfermedades pueden tener los agapornis?

Si pensamos que nuestros agapornis podrían estar sufriendo alguna enfermedad, deberemos estar atentos a cualquier comportamiento extraño del animal. En los casos más graves habrá que llevarlo rápidamente a un veterinario. Informándonos sobre algunos síntomas podremos evitar que empeoren, por eso vamos a nombrar las enfermedades más comunes en los agapornis.

  • Catarro: Esto puede deberse a las corrientes de aire, también hay que estar pendientes de las temperaturas muy bajas o cambios drásticos. Es una de las razones principales para coger un refriado o catarro. Tratadas a tiempo no requieren ningún problema, pero de lo contrario podría tener problemas respiratorios.
  • Pulmonía: Es similar al catarro, también se produce por algunas brisas heladas, por lo tanto, hay que evitar zonas con mucha corriente. Tendrán mucosas en los orificios nasales, esto les ocasionara que no estén tan activos por las dificultades respiratorias. Se les puede poner algunas vitaminas en el agua, siempre recomendadas por el veterinario.
  • Estreñimiento: Puede ser por una mala o escasa alimentación, dándoles frutas y verduras diarias con agua limpia, terminaran curándose rápidamente. El ejercicio también es necesario, aunque parezca extraño, esto ayudara más de lo que parece, solo con tener el espacie necesario en la jaula. Si no se detecta a tiempo pueden llegar a sufrir deshidratación.
  • Deshidratación: La deshidratación es uno de los principales problemas en los pájaros tropicales en cautiverio, normalmente por descuidos del dueño. Los agapornis no son aves que ingieran grandes cantidades de agua, pero como cualquier ser vivo necesitan una cantidad diaria de líquidos en su cuerpo. Incluso puede venir de un estreñimiento común, debido a síntomas como la diarrea. Las heces no tienen que ser completamente liquidas con tonos verdes, eso podría indicarnos algún problema en la alimentación. Al igual que el estreñimiento, dándoles vegetales y frutas frescas diarias irán mejorando poco a poco.
  • Diarreas: Que tengan diarrea no es algo habitual en cautiverio, siempre y cuando les hallamos dado una alimentación correcta, no deberían sufrir estos síntomas que pueden estar relacionados al estreñimiento y la deshidratación. Los síntomas son heces verdosas o amarillentas, con un exceso en ellas y un olor fuerte. Si tienen problemas graves con estos síntomas, hay que llevarlos directamente a un veterinario.
  • Acariosis respiratoria: Esta enfermedad se produce por los ácaros y afecta a la respiración del animal, creando mucosas en la garganta. Pueden tener plumas ahuecadas, fatiga o la garganta irritada. Pulverizando agua y dándoles algunos antibióticos, siempre recomendados por un veterinario especializado, irán mejorando en poco tiempo. La higiene del animal es muy importante para mantenerlos con una buena salud, la jaula también tiene que limpiarse con regularidad, estando libres de heces, plumas, comida en mal estado, etc.
  • Asma: Tendrán una respiración fatigosa y no tendrán mucha energía. Puede ocasionarse por bacterias, parásitos u hongos en la comida. También por una excesiva humedad en la zona o casa que estén. Puede evitarse dándoles algunos antibióticos, pero tendrán dificultades para hacer ejercicios durante mucho tiempo.
  • Salmonelosis: El vientre se mantendrá hinchado y el cuerpo más delgado de lo común. La respiración será lenta, con algunas dificultades. No tendrán apetito, pero si muchas ganas de beber, en estos casos les suministraremos vitaminas de tipo B, También antibióticos recomendados por el veterinario.
  • Muda anómala: Los agapornis pueden estresarse y hacer mudas anómalas que suelen ser en verano. También viene de una mala higiene, alimentación o falta de vitaminas. Necesitan adaptarse a las estaciones del año, ya que, si tienen la misma temperatura durante todo el tiempo, es normal que hagan una muda anómala. Tenerlos siempre en altas o bajas temperaturas, puede ocasionarles la muda. Se puede prevenir acondicionando su entorno, dándoles una alimentación optima y disfruten de una salud idónea
  • Picaduras: Es más común que pase en verano, ya que las picaduras de insectos pueden ocasionarles irritaciones en la piel. Evitando que puedan entrar poniendo mosquiteras nos evitaremos futuros problemas. Si tienen alguna picadura, tendremos que echarles pomada especial para aliviar la inflamación e irritación.